El trabajo está viviendo una revolución que no conocíamos desde la era de la industrialización. Los dos ejes fundamentales que han marcado las “relaciones laborales” están en pleno proceso de reinvención. Uno es el propio espacio de trabajo. El otro es el concepto de “equipos de trabajo”.

Y eso nos lleva a plantearnos dos preguntas: En un futuro a corto plazo ¿Seguirán existiendo oficinas? ¿Seguirán existiendo “empleados” ?Frederic Laloux ya recogía en 2014, en su libro Reinventar las Organizaciones una nueva manera de entender el trabajo basado en lo que denominó Organizaciones Teal, un ecosistema basado en la productividad ligada a 3 conceptos: Plenitud (Wholeness) entendida como la versión integral de la persona, más allá de su versión “profesional”. Propósito Evolutivo (Evolutionary purpose) basado en la capacidad de aprendizaje y adaptación constante, y Autogestión, entendida como la capacidad de auto implicarse, sin recurrir a las jerarquías tradicionales ni a los consensos.

En este contexto evolutivo la idea de tener “empleados” y espacios de trabajo estandarizados parece que empieza a quedarse muy corta y desfasada respecto a las demandas y necesidades reales de la nueva sociedad tecnológica “Las organizaciones, como las conocemos hoy en día, no son más que el reflejo de nuestra visión de mundo, es decir, nuestro nivel de desarrollo como sociedad” Y parece que el trabajo necesita dar un salto para adaptarse a esa evolución.

Según estudios de la OCDE en la Unión Europea los autónomos representan ya el 16.1% de la fuerza laboral, (en Estados Unidos alcanzan el 35%) En 2017 en España se registraron 15.000 nuevos autónomos, según la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y se espera que la tendencia a crecer se mantenga este año.
De modo que, considerando que la velocidad en la que se producen los cambios se ha multiplicado en esta última década ¿Qué tipo de profesionales demandará el mercado en los próximos años? ¿Estamos llegando a un punto en el que desaparecerán las “oficinas” y será necesario reinventar los espacios de trabajo?

Para Silvia Leal, experta en Innovación, Liderazgo y Transformación digital, “Indudablemente cada vez será más difícil, nos guste o no, encontrar profesionales que ofrezcan sus servicios a una sola empresa. Y lo mismo puede decirse de los espacios de trabajo: Seguirán existiendo oficinas, en los lugares en los que “tenga sentido” pero, antes o después, podría dejar de ser un “estándar” porque la posibilidad de trabajar desde casa, o compartir el espacio de trabajo con personas que no son de tu empresa pueden empezar a ganar peso y tener más sentido”

En la misma línea Raquel Roca, Consultora de Transformación Digital y Futuro del Trabajo, Speaker y autora de Knowmads explica: “la tendencia para los próximos años es la implementación de políticas organizacionales de flexibilidad y teletrabajo, así como el rediseño de las oficinas hacia formatos más colaborativos, transparentes, ecológicos, creativos (también divertidos) y abiertos. El modelo es una combinación entre los espacios de cowork (colaborativo y creativo) y el concepto home (bienestar). Y lo que aumenta es el número de trabajadores independientes (knowmads) llegando a ocupar a casi la mitad de la población activa en los próximos años Veremos un crecimiento de los trabajos por proyectos y colaborativos, y por tanto una externalización mayor de ciertos servicios (sobre todo tecnológicos), a la vez que una composición del tejido empresarial en ecosistemas, donde pequeñas y grandes empresas así como trabajadores independientes se retroalimentan entre sí”.

En definitiva. Terminemos con las “oficinas” terminemos con el aburrimiento. No es una opción. Empieza una nueva era productiva, y las organizaciones que no estén capacitadas para adaptarse desparecerán con la inercia.

 

Irene R. Aseijas – LiveNmore