Sobre Emmanuel, los egipcios y por qué tu empresa quizá no cumpla 16 años

La pasada semana tuve la suerte de almorzar con mi viejo amigo Álvaro P. Hacía tiempo, demasiado, que no nos veíamos.(El nombre es ficticio). Álvaro es un tipo brillante. De los más capaces y determinados que he tenido la suerte de conocer.La reunión de amigos fue una celebración de volver a vernos, y un recuerdo compartido de lo relativo que es en la vida, empresarial y personal, el éxito. Álvaro ya era con 35 años Director general-“country manager”-de una  de las empresas más reconocidas y poderosas del mundo. Un referente para los que eramos algo más jóvenes y trabajábamos junto a él. Su iniciativa, su fuerza, su “emprendizaje”, le llevó a dejar la seguridad de un trabajo altamente retribuido como directivo y a crear empresas, empleo, a poner sus ideas en marcha y generar riqueza alrededor.

Las circunstancias y los entornos son cambiantes, lo sabemos, y la trayectoria de todos nosotros está escrita con trazos finos y gruesos. La vida son éxitos y fracasos.y se aprende más de los últimos.

El éxito inicial de la empresa de Álvaro terminó torciéndose para acabar unos años después en concurso, en quiebra, en pérdida del patrimonio. Un posterior divorcio y un cáncer del que, afortunadamente, está curado acabaron de complicar más las cosas.

Hoy quiero contaros que Álvaro, que es un hombre fuerte, honrado y luchador, me dijo que acababa de venir de solicitar el subsidio-no la prestación de desempleo, el subsidio -y que se había visto obligado a vivir de nuevo en la casa de sus padres. Sé que a Alvaro le irá bien. Porque solo a alguien especial se le puede ocurrir en su situación  dedicar gran parte de la sobremesa a reflexionar sobre el mundo de las organizaciones, lo que de verdad les da éxito y sostenibilidad a largo plazo “Manuel hoy todo el mundo habla de la digitalización, de las nuevos entornos y formas de trabajo, de  los procesos y herramientas que habrán de sustituirse, de los modelos de relación y la tecnología, pero casi nadie habla de algo clave,único, fundamental. De lo esencial.”

“Lo esencial”, entre otras cosas, es un recopilatorio de los primeros 8 albumes del famosísimo cantante mexicano Emmanuel. Así que si a estas alturas del artículo algún pillín o pillina había empezado a leerlo llevado por algún otro personaje de igual nombre, siento decepcionarles…Pero os animo a que, ya que habéis llegado hasta aquí, sigáis leyendo.

Leer más ...

Cualidades de los empleados del Futuro…Pero no os olvidéis de ser felices

En una de las mejores escenas de la película norteamericana “Up in the Air”,(2010), un atractivo ejecutivo llamado Ryan Bringhman, interpretado por la  estrella de Hollywood     George Clooney, celebra una reunión junto con  su nueva  compañera de trabajo –Natalie, a quien da vida Anna Kendrick-en la que tratan de convencer a un  ejecutivo senior  para que firme los papeles de su despido.

Ryan se dedica a viajar por el mundo despidiendo a empleados de diversas empresas y realizando recortes salariales para aligerar gastos. El ejecutivo afectado en cuestión , como era previsible,  se resiste, se revuelve, les cuestiona y hasta se enfada con los modos y la aproximación a tan sensible tema por parte de la compañera de Ryan. Le atemoriza , sobre todo, perder su nivel económico, su prestigio, su estatus. Todas ello, por otro lado,  lógico y humano.

Leer más ...

¿Se acabaron las “oficinas” y los “empleados”?

El trabajo está viviendo una revolución que no conocíamos desde la era de la industrialización. Los dos ejes fundamentales que han marcado las “relaciones laborales” están en pleno proceso de reinvención. Uno es el propio espacio de trabajo. El otro es el concepto de “equipos de trabajo”.

Y eso nos lleva a plantearnos dos preguntas: En un futuro a corto plazo ¿Seguirán existiendo oficinas? ¿Seguirán existiendo “empleados” ?

Leer más ...

¿Estamos preparados para rendir 40 horas a la semana?

La famosa frase “El trabajo es salud” parece haber pasado a mejor vida. El absentismo laboral en España se incrementó en 2017 un 11% respecto a 2016, lo que implicó un gasto en términos de prestaciones económicas de la Seguridad Social equivalente a 6.614,46 millones de euros. A esta cantidad hay que añadirle el impacto directo que dichas bajas laborales produjeron a las empresas, estimado en 6.273,99 millones de euros, y el coste de oportunidad perdida (bienes y servicios que dejaron de producirse) que ascendió a 63.863,20 millones de euros. En resumen, el coste total del absentismo en España en 2017 alcanzó los 76.751,65 millones de euros.

Leer más ...